Plan de Napo para eliminar outsourcing podría incrementar aún más la informalidad