La inflación ahoga el incremento salarial