La deuda no es mala, sino cuál es su destino