La costumbre del Poder: La vulnerabilidad del hambre