Inversión extranjera no produjo valor agregado en México, pero tampoco el gobierno