¿Se transforma la fábrica global?